Thursday, May 03, 2012

Brisa delatora

Y esta tarde les cuento que el otoño es eterno,
que las flores son pasajeras visitando la tierra,
nacen del borde de un sueño y viajan en tren primavera.


Y cuando se moja el sol en arco hacia el cielo, 
el aire mueve los colores de las flores. 
El cielo gris ceniza de viejos colores, 
fantasmas que en gotas caen desde las sombras. 

Y que me  olvido de las fechas y mis labios resecan 
por culpa del maldito viento que salta al vacío 
con casi todos mis recuerdos y sus besos. 


Y estoy viendo desde mi ventana el agua cayendo,
mientras juega con mi piel su recuerdo; 
sobre mis ojos se posa lentamente la noche tibia, 
noche que oculta los rugidos en latidos. 


Y duermo poco será por el aleteo de estrellas, 
o deseo de abrazarle como árbol que abre sus ramas
cuando sopla brisa colgando mi corazón de su alma.


Y en este desierto formado de intriga y espera
en mis ojos llevo de oasis sus caricias
y mi corazón que late junto al suyo.

Y esta tarde les iba contando como las ansias
se iban enredando por todas mis venas,
mientras el viento de forma inesperada
hizo vibrar mi cuerpo y pensamiento.

2 comments:

Proyecto Madrugada said...

Me encanta como escribes, penetran mis huesos y la madrugada...para que decir demasiado...

bOheMiAn00 said...

Proyecto Madrugada...Una de esas madrugadas, de esas tantas que hacen huelga las líneas e ideas en mi ventana, tus palabras acercarón la mañana y versos desarmarón mi mirada...